JP_Bonart-1280x150px-Online-

Opinión

Dalí vs. Nietzsche: una cuestión bigotuda

Dalí vs. Nietzsche: una cuestión bigotuda
Pau Guinart barcelona - 14/12/22

"Lo único de lo que el mundo nunca se cansará es la exageración"

Salvador Dalí

La obra escrita de Salvador Dalí ha permanecido infravalorada durante muchos años, pero es a través de ella que el genio ampurdanés proporciona muchas de las claves para entender su arte y su "filosofía de vida". Una de estas claves es la influencia que sobre él tuvo Friedrich Nietzsche, tema que hasta ahora no ha sido estudiado en profundidad. Sólo Robert Radford exploró la superficie de esta relación en su artículo: “Dejando a un lado Nietzsche, no encontraréis a nadie como yo”: reflexiones sobre las estructuras míticas que configuran el proyecto de autorrealización de Dalí”. Sin embargo, ni Radford en su artículo, ni Carmen García de Rasilla, ni tampoco Pedro Alonso García, en sus monografías sobre la autobiografía del artista, profundizaron demasiado en la relación entre Dalí y Nietzsche. Tomar una perspectiva nietzscheana aportará nueva luz sobre un campo aún dominado por la influencia que figuras como Freud, Lorca o Breton tuvieron sobre el genio ampurdanés, contribuyendo así a una concepción más poliédrica de su persona.

Dalí se refirió a Nietzsche, en múltiples ocasiones, como el único hombre con el que podía ser comparado: ambos compartían un enfoque de la vida según el cual la afirmación y la integración del azar les permitía ir más allá de la moral y la verdad, siempre avanzando en su ambición existencial a pesar de cualquier impedimento. En una entrevista con la revista alemana Pardon, de febrero de 1975, Dalí declaró que había encarnado con éxito "el superhombre absoluto". El pintor figuerense puede considerarse pues un caso de estudio que permite analizar el ideal del superhombre a través de alguien que se autodeterminó como tal. Como se pone de manifiesto en Diario de un genio , Dalí incluso expresa su intención de superar al creador de este concepto:

"¡Hasta en los bigotas iba yo a superar a Nietzsche! Los míos no serían deprimentes, catastróficos, repletos de música wagneriana y brumas. Serían afilados, imperialistas, ultrarracionalistas y apuntarían hacia el cielo, como el misticismo vertical, como los sindicatos verticales españoles ."

Leyendo los textos autobiográficos de Dalí como una ficción, nos acercamos a lo que Nietzsche describía como una "mentira justificada" diseñada para soportar los dolores de la existencia. De este modo se puede comprobar cómo el artista surrealista intentó hacer una obra de arte de su vida, y por tanto, de su narración. En La vida secreta de Salvador Dalí, su autobiografía de 1942, describe cómo, de niño, examinó los libros de la biblioteca de su padre y cómo quedó muy impresionado por el Dictionnaire Philosophique de Voltaire, o cómo Kant debió de haber sido un ángel para poder escribir libros tan importantes e inútiles, cuya lectura le llenaba de orgullo y satisfacción. Pero cuando leyó Así habló Zaratustra , pensó que él podía hacerlo mejor. Veintidós años más tarde, en su Diario de un genio , Dalí recuerda cómo se encontró por primera vez con el profeta del superhombre:


"Zaratustra se me antojaba un héroe fabuloso, cuya grandeza del alma yo admiraba, pero al mismo tiempo se daba a conocer con unas puerilidades que yo, Dalí, hacía mucho que había superado. ¡Llegaría un día en que yo debería ser más grande" que él!El día en que empecé a leer Así hablaba Zaratustra , me formé ya mi concepto de Nietzsche.¡Era un hombre débil, que había tenido la debilidad de volverse loco!Estas reflexiones me proporcionaron los elementos de mi primera consigna, aquella que , andando el tiempo, terminaría por convertirse en el lema de mi vida: '¡La única diferencia entre un loco y yo es que yo no estoy loco!' "


¿Hasta qué punto Dalí superó al Zaratustra de Nietzsche? ¿Se podría decir que ese esfuerzo existencial se convirtió en un leitmotiv recurrente para él? Estas preguntas pueden encontrar su respuesta en una lectura detenida de en cada uno de sus cuatro textos autobiográficos: Diario de 1919-20 (1920), La vida secreta de Salvador Dalí (1942) y Diario de un genio (1963), así como la su permanece à clef altamente autobiográfica Rostres ocults (1944), sus entrevistas, pinturas, actuaciones, ballets, etc.

La relación competitiva que Dalí tenía con Nietzsche puede servir como deslumbrante de muchos aspectos de la vida y cosmogonía del artista ampurdanés, al igual que los conceptos desarrollados en textos críticos sobre el filósofo alemán pueden iluminar algunos de los pasajes de autoafirmación más exagerada de ambos autores. Medio irónicamente, medio en serio, en uno de esos pasajes en Diario de un genio Dalí consideró que había superado tanto a Proust como a Nietzsche, al menos en materia de bigotes:

"Tengo la seguridad de que mis facultadas de analista y de psicólogo son superiores a las de Marcel Proust. No sólo porque utilizo el psicoanálisis, que es uno de los múltiples métodos que Proust desconocía, sino, sobre todo, porque la estructura de mi espíritu es de tipo eminentemente paranoico y, por tanto, el más indicado para esta clase de ejercicios, mientras que la estructura del de Proust es la de un neurótico deprimido, es decir, la menos apropiada para sus investigaciones. estilo deprimente y distraído de sus bigotas, que, como los de Nietzsche, aún más deprimentes, son diametralmente opuestos a los de los alegres y vivaces borrachos de Velázquez, o, mejor aún, de los ultrarrinocerónticos de su genial y humilde servidor."


A Dalí le gustaba presentarse como un "héroe freudiano", ya que consideraba haber superado todos los traumas y complejos diagnosticados por el psicoanálisis, lo que le permitía situarse por encima de Proust, que es, de hecho, la referencia de una vida literaria nietzscheana según Alexander Nehamas. Aunque Dalí está de acuerdo con Nietzsche en que la moral tradicional tiene consecuencias empequeñecedoras para la humanidad, necesita utilizar las teorías de Freud como referencia para liberarse de la tiranía del subconsciente – especialmente de su superyo.

Dalí no estaba solo cuando ponía de manifiesto su parecido con el superhombre de Nietzsche; en la introducción a Confesiones inconfesables (1973), el libro biográfico basado en entrevistas hechas por André Parinaud, este periodista francés afirma que, si Nietzsche hubiera conocido a Dalí, habría visto en él a su superhombre, debido a su voluntad de poder , su continua superación de sí mismo, su gran lucidez y su desafío permanente a la muerte, la moral, el establishment y los hombres. Pero más allá de explorar la obsesión competitiva y megalómana de Dalí con Nietzsche, es interesante también intentar redefinir la idea elusiva de "superhombre" en contraste directo con el artista surrealista, lo que puede contribuir al debate actual sobre el posthumanismo .

Si se toma como referencia la intuición del eterno retorno nietzscheano, debe aceptarse cada momento y afirmar la vida en su conjunto. Dalí lo hace a través de su autobiografía, indicando por ejemplo en La vida secreta, que es responsable de cada detalle narrado en ella, haciendo así que todo funcione a su favor. Esta comprensión trágica de la existencia, por la que uno está dispuesto a integrar constantemente el azar, está muy cerca del ideal de nietzscheano de realizar una obra de arte de la propia vida. Para entender los mecanismos de esta "estética de la existencia", propongo una lectura de Dalí a través de tres grandes temas y autores:


Afirmación: El lanzamiento de dados de Zaratustra y la lógica del azar (Deleuze – Nietzsche y la filosofía ).

Integración: Proust y la acumulación autobiográfica a través de la literatura (Nehamas – Nietzsche: Life as Literature ).

Generosidad: El autoelogio y la moral del egoísmo (Sloterdijk – Sobre la mejora de la buena nueva. El quinto “Evangelio” según Nietzsche ).

Estos tres conceptos, desplegados ampliamente en mi libro Dalí-Nietzsche, pueden ser de gran utilidad para entender la vida del artista. Pero, después de todo, la cuestión en torno a la que giran todas las demás sería la siguiente: ¿Cuál es la vida más intensa y auténtica posible? Como respuesta, el caso de Dalí puede servir para explorar, primero, lo intensa y auténtica que puede llegar a ser una vida, y segundo, hasta qué punto se puede estar justificado al afirmar que se está en un nivel superior de humanidad. Una aproximación a la vida de Dalí a través de Nietzsche ofrece precisamente la oportunidad de hacer esto, y también de entenderlos a los dos como φάρμακοι ( farmakoi ), es decir: veneno y remedio (además de chivo expiatorio, en el sentido que le da Derrida). Tan pronto pueden ser sanadores cuando se utilizan en la cantidad adecuada, como también, al igual que la dinamita, (Nietzsche: “No soy un hombre, soy dinamita”), o las drogas (Dalí: “No tomo drogas, yo soy la droga”), pueden ser peligrosos de tratar. Esa impredictibilidad del cuidado, ese pensar arriesgadamente, que puede comportar grandes beneficios (y también pérdidas), es lo que hace estos dos personajes tan fascinantes, a la vez que repulsivos... pero sobre todo, imaginativamente fértiles y existencialmente estimulantes.



Se puede encontrar más información al respecto en el libro Dalí – Nietzsche. Teoría y práctica de la superación humana (Ediciones del Reremús, 2022) , basado en la tesis doctoral defendida en la Universidad de Stanford: Outdoing Zarathustra: Salvador Dalí's Rendering of Nietzsche's Übermensch.

Nial nou-180x178GC_Banner_TotArreu_Bonart_180x180

Te pueden
interesar
...

0224-banner-bonart-MetgeRural-1280x107px