Bonart_banner-1280x150_FONS-AVUI-90

Exposiciones

Radical y transgresor. Ferran Garcia Sevilla en el Centro de Arte Tecla Sala

Radical y transgresor. Ferran Garcia Sevilla en el Centro de Arte Tecla Sala
bonart barcelona - 12/12/22

El Centro de Arte Tecla Sala y el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) han presentado este lunes la exposición retrospectiva Cosmos-Caos del artista Ferran Garcia Sevilla (Ciudad de Mallorca, 1949) que podrá verse desde este miércoles hasta el 28 de mayo de 2023. La muestra ofrece toda la trayectoria del artista, especialmente la pintura, llegando hasta su producción más reciente. Presenta obras de épocas diferentes, como del período conceptual o la pintura salvaje de los primeros años, con trabajos “radicales” con una potencia “transgresora”. Por su parte, el artista ha dado al MNAC 54 obras de los años 1966 y 1974, realizadas durante el final del franquismo. Las piezas del período conceptual se mostrarán en las alas 81 BIS y 52.

La exposición del Centro de Arte Tecla Sala de Hospitalet de Llobregat presenta las preocupaciones claves de García Sevilla: la denuncia de los sistemas de poder y opresión, la violencia, la dinámica del arte, la fascinación por el misterio cósmico –inspirado por las aportaciones de la física moderna– y, siempre tras fondo, la constante puesta en cuestión del lenguaje artístico.

Los trabajos de diferentes períodos y lenguajes se combinan con una secuencia que permite introducir problemas existenciales y morales de plena actualidad como la preocupación por el presente político y sus conflictos.

En el recorrido por la exposición se pueden ver las últimas pinturas de Garcia Sevilla conviviendo con obras tempranas, obras con baldosas realizadas en este mismo recinto fabril de Tecla Sala, cuando el artista tuvo un taller en 1988. También fotografías que registran actos performativos en la imposible captación del mundo. Son trabajos que reflexionan sobre la violencia y que manifiestan la revuelta contra la sordidez del autoritarismo y de la herencia franquista. “Pinturas que parecen abstractas, pero no lo son. Trazos y rastros del cuerpo, de la sangre”, han explicado.

La retrospectiva ofrece los registros de un esfuerzo "desesperado" y "sin concesiones" para aproximar el sentido a una respuesta que quizás no existe y que no se puede decir con palabras.

Según explicaron, la exposición se planteó desde el contraste para no traicionar la energía y la lógica evolutiva del trabajo de Ferran Garcia Sevilla. Así existen trabajos con formas y medios diferentes pero coherentes con el espíritu y los objetivos.

Radical y transgresor. Ferran Garcia Sevilla en el Centro de Arte Tecla Sala

También han recordado que desde finales de los años sesenta del siglo pasado, Ferran Garcia Sevilla fue uno de los destacados pioneros del arte conceptual, con propuestas muy diversas y radicales, utilizando el objeto, los materiales pobres y la fotografía, a menudo como a registro performativo. Posteriormente, a principios de los ochenta, se sumerge de lleno en la pintura, coincidiendo con la moda neoexpresionista. El empuje que impulsa a pintar al artista se diferencia de la época porque busca clamar la carnalidad de la existencia o el escándalo de la guerra, para destruir el mito o el engaño de la verdad sacralizada.

“El caos, la maldad, la estupidez y la violencia le repugnan y movilizan. El orden de los hombres es a menudo un desorden, una excrecencia enfermiza, frente a la cual la revuelta es imprescindible”, han destacado.

En declaraciones a los medios, el artista Ferran Garcia Sevilla ha explicado que tanto las obras que ha dado al MNAC como las que se pueden ver en el Tecla Sala son un conjunto de trabajos que plantean "diferentes ideas" de aspectos políticos, de la naturaleza y otras cuestiones. Indicó que alguna de las piezas fueron escondidas hasta ahora y otras que fueron muy rechazadas.

García Sevilla ha reconocido que a lo largo de su carrera artística ha sido "independiente" y ha trabajado al margen de las corrientes. "Siempre he tenido un enfrentamiento con el poder político o artístico", ha comentado. El artista se mostró contento de ver las obras expuestas y algunas que formen parte de la Colección Nacional.

La donación, Tensiones y revueltas

El conjunto que ingresa en el MNAC, que se expone hasta el 28 de mayo, es una denuncia del fin del franquismo con “virulencia y sutileza”. Aparte de las 54 obras, se incluyen una serie de obras relacionadas con el paisaje mallorquín que se presentan en el Museo Nacional con un diálogo con la pintura de Joaquim Mir.

También se ha depositado una serie de 45 fotografías intervenidas en 1974 a partir de imágenes recortadas de la prensa y asociadas a la violencia, muerte, torturas y guerra. El MNAC ha constatado que la donación es de "gran importancia histórica" por la historia del arte catalán contemporáneo. "Supone una aportación fundamental para la constitución de la colección nacional de arte de posguerra y segunda vanguardia", han destacado desde el MNAC.

En las obras que se han dado puede verse la constante preocupación del artista por la contemplación de la naturaleza y la interrogación sobre las leyes físicas del cosmos. Se trata de un trabajo bastante desconocido que permite problemas como los avances de la física cuántica, la definición del arte y su lugar en la sociedad, la psicosociología de la imagen o la denuncia de los abusos de poder y la autoridad.

Un número importante de las obras que formarán parte de la Colección Nacional son testigo de la situación política y social del fin del franquismo, con una denuncia de los símbolos y de las estructuras de poder del nacionalcatolicismo franquista.

DP_Bonart-180x180banner-oro-180x180

Te pueden
interesar
...

0224-banner-bonart-MetgeRural-1280x107px