banners-CAT-04-1280x150

Opinión

Hijos de Roma

Hijos de Roma
Jordi Bosch barcelona - 13/12/22

No hay ninguna ciudad en el mundo que tenga reconocido más patrimonio de la humanidad por metro cuadrado que Roma. De hecho, a la UNESCO se les acumulaba tanto trabajo en la Ciudad Eterna que decidieron declarar directamente patrimonio de la humanidad a todo el centro storico . Por otra parte, Italia es el país en el que se acumula más patrimonio artístico, cultural y monumental. Si añadimos los países fundamentalmente europeos y del norte de África donde hubo una civilización romana profunda y donde su huella está muy presente en el patrimonio histórico, alcanzamos una mayoría abrumadora.

Creo que debemos sentirnos absolutamente hijos de Roma. Al Renacimiento debemos agradecerle que, tras la oscuridad de la edad media, su mirada hacia el pasado helénico o romano nos regalara un concepto, una palabra: clásico. Lo que está en el arte, en la cultura y en cualquier manifestación propia de la civilización un valor permanente, no cuestionado y ajeno al paso del tiempo. Indiscutible. Al genio romano ya su ascendencia griega les debemos las bases de elementos absolutamente contemporáneos: el derecho, la política, la guerra, el comercio, la pintura de los mosaicos, la prosa, el teatro, la escultura, la arquitectura. Eficiencia y pasión por la belleza.

He vuelto a Roma hace pocas semanas. Un cambio de horarios que no controlaba me impidió seguir la liturgia de llevar a unos familiares a la iglesia de San Luis de los Franceses para disfrutar de La vocación de san Mateo , un cuadro genial donde Caravaggio hizo maravillas con la luz. Detrás de la iglesia, en el Vico della Vacarella, Caravaggio, artista pero también jugador, proxeneta y pendenciero, nos mató a Ranuccio Tomassoni. Hoy un restaurante, acertadamente denominado All Duello, recuerda exactamente el lugar de la pelea por una apuesta de juego mientras sirve uno de los mejores cacio e pepe de la ciudad, unos espaguetis típicamente romanos acompañados sólo con pimienta y queso pecorino atados con el agua de hervir la pasta.

Así quedaba una alternativa mucho más sencilla e inacabable. Hace una treintena de años Xavier Febrés y Rossend Domènech titularon con acierto el libro Roma, pasear y civilizarse . En Roma sólo hace falta andar y observar. Así, al girar la esquina, después de un palazzo , un edificio de vecinos cuidadosamente dejado, con aquellos colores tan característicos de la Roma de calles empedradas, repentinamente aparecen unas columnas que ya tienen veinte siglos, o entrando en la más sencilla de las iglesias encuentras una joya del barroco.

Este libro me provocó la curiosidad suficiente para ir por primera vez a Roma. Había conocido bastantes rincones de Italia y feliz volvía a menudo. Pero había prejuzgado a Roma como simplemente un destino para peregrinos. Había visto las películas de Fellini, y las imágenes del colapso de tráfico alrededor del Coliseo del genial director me parecían una certificación de que esa era una ciudad muerta. Hasta que un día, desde el balcón de Vil·la Mèdici, descubrí que de Roma todos somos hijos.

Nial nou-180x178Eude, generic

Te pueden
interesar
...

GC_Banner_TotArreu_Bonart_817x88