DP_Bonart-1280x150px

Exposiciones

El Palau Solterra acoge "Todos los días son míos" de Marta Sentís

El Palau Solterra acoge "Todos los días son míos" de Marta Sentís
bonart torroella de montgrí - 03/07/23

El Palau Solterra acoge la primera retrospectiva de Marta Sentís (Barcelona, 1949) a través de una crónica fotográfica de sus vivencias. Siguiendo su impulso nómada, Sentís dedicó veinte años a fotografiar sus impresiones en todo el mundo. Sus instantáneas, donde la cultura afro tiene una presencia destacada, son imágenes que entran en los hogares, que muestran lo cotidiano y que, al mismo tiempo, son un espejo de sí misma. "Para aprender las culturas, es necesario convivir con la gente", asegura Sentís. La exposición Todos los días son míos reúne más de 200 fotografías que recorren el mundo a través de su objetivo, desde África a Oriente, pasando por la Barcelona o Nueva York de los setenta y ochenta.

Marta Sentís explica que, como su padre –el periodista Carles Sentís- ella era "más bien de escribir"– Y que de entrada, empezó a utilizar la fotografía "como una herramienta" que también le ayudara a ganar se la vida mientras viajaba y escribía reportajes. Pero después de aprender sus fundamentos, se dio cuenta de que la fotografía era "muy manejable"; y que sobre todo, le sirvió como medio para encontrar aquella vida que realmente quería.

Siguiendo su impulso nómada y experimental –"me gusta cambiar", precisa– durante más de veinte años Marta Sentís fotografió sus impresiones mientras viajaba por todo el mundo. Su obra se extiende entre los setenta y finales de los noventa cuando decidió abandonar la fotografía coincidiendo con el auge de la digitalización.

Durante estas dos décadas, Sentís residió y trabajó en todo el globo. Venía sus reportajes, que compaginaba con los trabajos de intérprete, traductora o fotógrafa itinerante para la ONU o agencias fotográficas de Nueva York y Barcelona.

Ahora, la Fundación Vila Casas sintetiza toda su trayectoria en la muestra Todos los días son míos, que se puede ver en el Palau Solterra de Torroella de Montgrí (Baix Empordà). La exposición reúne más de 200 fotografías que, como una crónica en imágenes, atestiguan sus vivencias en países de África y Oriente, pero también son un reflejo de la Barcelona y Nueva York de los años setenta y ochenta.

Instantáneas cotidianas

La fotografía de Sentís se centra en mostrar lo cotidiano. En los diferentes lugares donde se estaba, convivía con la comunidad y, a través de su objetivo, mostraba el día a día de quienes estaban al margen de los parámetros occidentales del bienestar económico y el consumo. Personas que "tienen tiempo", como a ella le gusta remarcar, y que es de dónde toma el título la exposición.

La muestra repasa, entre otros, la dicotomía que vivió en El Cairo (donde tenía libertad de movimientos pero las mujeres estaban en casa) o la vida en las calles de Yemen, Caribe o Brasil. Sentís, que apuesta claramente por el color -aunque la muestra tiene también una serie de fotos en blanco y negro sobre los oficios en la Barcelona de 1979- explica también la atracción que tenía para ella la cultura afro, que también marcó los viajes y estancias en el extranjero.

"A muchos de los países fui porque tenía un trabajo, y después me quedaba un tiempo", precisa. "Me interesa mucho la vida doméstica, saber cómo y de qué vive la gente; las culturas no las aprendes si no convives", explica Sentís, subrayando que su interés era "entrar en las casas", enseñar el día a día de las familias "y ver que también la gente es la misma en todas partes".

La muestra temporal en el Palau Solterra, que podrá verse hasta el 19 de noviembre, dedica un último apartado al collage –que Sentís experimentó a finales de los 70– y también a su experiencia vital durante la pandemia. Porque después de haber abandonado la fotografía hacia 1996, y no volver a tomar más la cámara, la cóvid-19 la llevó a interrumpir esta decisión.

De las fotografías que tomó con su móvil en su casa de Eivissa ha salido Reclusión. Un juego de postales colgadas que muestran cómo la primavera se abría paso a su jardín, surgidas de las fotos que tomaba cada noche y enviaba a las amistades vía whatsapp.

El comisario de la muestra, Alejandro Castellote, subraya que la retrospectiva que le ha dedicado la Fundación Vila Casas quiere poner de relieve cómo Sentís "no es una fotógrafa de viajes, sino una mujer que viajar mucho, y ha tomado fotografías con la voluntad de sentir que pertenecía a esas culturas". "La suya es una fotografía eminentemente en color, caracterizada por una multiplicidad de planos dentro del rectángulo que le daba el objetivo, y por el contraste de luces y sombras", concluye.

GC_Banner_TotArreu_Bonart_180x180Impremta Pages - banner-180x178

Te pueden
interesar
...