Banner-Camara-domestica-1280x150px_v1-cat-1

Entrevistas

Jusèp Boya. Director del Museo de Arqueología de Cataluña

Jusèp Boya. Director del Museo de Arqueología de Cataluña
Jordi Grau barcelona - 09/12/22

Jusèp Boya Busquet (Les, Val d'Aran, 1960) es historiador y museólogo. Licenciado en geografía e historia por la UB, en la especialidad de historia medieval, realizó estudios de museología y conservación y gestión del patrimonio cultural en la Universidad de Montreal, en Quebec. Ha sido director del Museo de Historia de Cataluña y en 2016 fue nombrado director general de Archivos, Bibliotecas, Museos y Patrimonio de la Generalidad de Cataluña. Desde finales de 2018 es director del Museo de Arqueología de Cataluña, que quiere relanzar.

¿Cuál es el espíritu fundacional del MAC?

El marco histórico nos remite al MAC de 1932, que a su vez se convierte en uno de los proyectos arqueológicos de la Mancomunitat de Catalunya. Ya en 1914 existía el Museo de Arte y Arqueología, creado a partir del trabajo de la Junta de Museos de Cataluña y del Servicio de Investigaciones Arqueológicas del IEC. En 1932 se segregaron las dos colecciones: se creó el Museo de Arte de Cataluña y el Museo de Arqueología de Cataluña, que fue a parar al Palacio de las Artes Gráficas de Montjuïc. Este proceso fundacional quedó frustrado por la Guerra Civil. En 1938 y 1939, en contexto bélico, parte de las colecciones fueron deslocalizadas primero en Darnius y después en Suiza. El famoso Esculapio de Empúries fue a parar a Ginebra hasta 1939, y con la victoria de los nacionales regresó, aunque el museo perdió la dimensión nacional que le había dado la Generalitat republicana para convertirse en un museo provincial dependiendo de la Diputación de Barcelona. La Ley de Museos de 1990 recupera la dimensión nacional del MAC y la ensancha adscribiendo una serie de centros que dependían de otras diputaciones; concretamente, en el caso de Girona incorpora las ruinas de Ullastret y el Museo Arqueológico de Sant Pere de Galligants, y en Barcelona, el conjunto monumental de Olèrdola. A partir de estos centros, Empúries, Ullastret, Olèrdola, Girona y el edificio histórico de las Cotxeres, aparece el actual MAC. En 1994 se añade el Centro de Arqueología Subacuática de Cataluña, que se había creado dos años antes y que ya existía en la Diputació de Girona.

El mandato de la Ley de Museos está claro. ¿Cómo se concreta?

Es necesario adaptar la historia que había desdibujado el sentido original del proyecto y incorporar el MAC a la contemporaneidad, porque es un modelo que había sufrido un abandono importante en cuanto a inversiones y no había habido una renovación ni conceptual ni museográfica. ¿Cómo lo hemos abordado? Con un Plan Estratégico con el horizonte 2025-2030 para decidir hacia dónde quiere ir el museo. Este centro debe ser de referencia nacional e internacional. Queremos un museo abierto y participativo, popular y sostenible. Este museo tiene como palo de pajar la disciplina arqueológica, pero una arqueología que, al tiempo que nos enseña el pasado, debe ayudarnos a hacernos preguntas, a cuestionarnos conceptos. La arqueología enseña, cuestiona, inspira y emociona. Me gusta resumirlo en un concepto de amabilidad. Yo lo que quiero es un museo amable en el sentido de que sea accesible tanto desde un punto de vista físico como intelectual. Debemos hablar un lenguaje que no sea el de los especialistas sino el de las personas de a pie.

Jusèp Boya. Director del Museo de Arqueología de Cataluña

¿Y esto cómo se hace?

Consiguiendo la renovación museística tanto en su dimensión conceptual como física. Es en esto que estamos trabajando, y la primera pieza de este objetivo la conseguiremos a principios de año con la inauguración del nuevo Museu d'Empúries. En Barcelona, hemos iniciado todo el proceso de reforma de las exposiciones permanentes de la casa. Inauguraremos una exposición que se llamará Imperium. Historias romanas , una nueva presentación de las colecciones romanas del museo. Estamos repensando San Pedro de Galligants. Y evidentemente con las otras exposiciones dedicadas a la prehistoria, para 2025, y al mundo íbero, para el año siguiente.

En estos años ha ido preparando el nuevo MAC.

Hemos realizado una serie de pruebas prefiguratorias a partir de las exposiciones temporales. Con temáticas que tienen como hilo conductor el patrimonio y los vínculos del Mediterráneo y que traducen una visión glocal : local y global. El diálogo entre la historia y el patrimonio propio de Cataluña que conservamos en nuestro museo y, por otra parte, el patrimonio y las historias de marcos culturales y geográficos más amplios como la península Ibérica o el propio Mediterráneo. En 2020 hicimos la exposición Art Primer. Artistas de la prehistoria , que se centraba mucho en el arte rupestre propio de la franja mediterránea. También El enigma íbero. Arqueología de una civilización , con esta idea de hablar de esa civilización de la península Ibérica de la que el Museo en Barcelona tiene unas colecciones muy importantes. Y la tercera es Naufragios. Historia sumergida , una exposición que explica los treinta años de trabajo que se han realizado desde el Centro de Arqueología Subacuática. Estas exposiciones nos han servido para experimentar en la construcción de un nuevo lenguaje museográfico que da mucha importancia a los recursos audiovisuales porque creamos atmósferas inmersivas.

Para ello hace falta presupuesto.

Sólo puede hacerse con presupuesto. Dos tercios del presupuesto, que en estos momentos se acerca a los cinco millones, son para el capítulo de personal y gastos ordinarios: luz, vigilancia, seguridad. Por tanto, lo que tenemos para hacer exposiciones es muy poco. ¿Insuficiente? Sí, si nos comparamos con los estándares europeos. Estamos lejos del presupuesto que teníamos en 2006, que era de siete millones. Los recortes pasaron factura. Ha habido un crecimiento, pero si nos comparamos con otros museos de arqueología del Mediterráneo estamos lejos de lo necesario.

Jusèp Boya. Director del Museo de Arqueología de Cataluña Fotografia: ®Pepo Segura

El eterno problema del dinero destinado a la cultura.

Hay un cambio, y lo noto en la voluntad de la consejera de Cultura. Estoy muy contento de su talante y su visión, pero aún no hemos alcanzado el 2% del presupuesto global de la Generalitat para Cultura. Y dentro de ese 2%, el patrimonio no es de los sectores más favorecidos. Hay tradiciones que sitúan a las artes visuales o al cine en un rango de prioridad que no tiene el patrimonio. Hacer un museo requiere tiempo e inversiones grandes. Hace poco estuve en Narbona, en el nuevo Museo de la Romanidad, un proyecto de diez mil metros cuadrados con un coste de 59 millones de euros. Esa cifra en Cataluña es impensable. Para jugar en la primera liga, sin contar los cuatro museos más grandes, Picasso, MNAC, MACBA y Miró, en el resto del país hace mucho frío.

¿Tenemos interés por nuestro patrimonio? ¿Cómo debemos venderlo en las escuelas?

La cóvid ha sido un hachazo. Después, los productos que ofrecemos no tienen en cuenta los nuevos gustos de la mayoría de los consumidores culturales. No hemos podido realizar inversiones para los cambios necesarios. Desde hace años en ese país se ha descuidado la formación cultural. Muchas escuelas tienen dificultades económicas para acceder a los museos. Un colegio de Val d'Aran, de mi país, que quiera ir a Empúries, el gran lugar de la historia griega en Catalunya, necesita dos días de viaje en autocar. ¿Quién lo paga todo esto? Tenemos una serie de dificultades en el uso cultural porque no hay ayudas suficientes al sector educativo para que puedan conocer el patrimonio. Si no construimos las aficiones y gustos de estos niños y niñas, que deben ser los consumidores culturales del futuro, tenemos un problema. Hay otros factores que intervienen, como la desconexión de las nuevas generaciones con el mundo físico porque se abocan al mundo virtual. Y en nuestro caso, existe un problema de producto, de comunicación, sobre todo en el segmento de los jóvenes.

¿Y qué hacer?

Una de las líneas de trabajo es la relación del patrimonio con las artes visuales. Estamos preparando, por los años 23-24, una exposición del fotógrafo mallorquín Toni Catany y nos gustaría abordar otros aspectos de la contemporaneidad con creadores que puedan presentar obra en diálogo con nuestras colecciones y yacimientos. Una desiderata recogida en el Plan Estratégico que no impulsamos porque existen otras urgencias. No puedo plantearme el desarrollo de productos si antes no he conseguido hacer accesible el MAC. Tampoco es exclusivamente un problema de dinero, tiene que ver con un problema de equipo, de tener personas suficientes para realizar este trabajo de acción cultural tan intenso y con un perfil diferente. La mayoría de la gente con la que trabajo viene del mundo de la arqueología y estamos alejados de las artes visuales. Hay una necesidad de transformación en el futuro, de integrar nuevos perfiles profesionales en el equipo del museo que permitan este acercamiento al mundo digital. El museo debe ser más híbrido, más abierto, y deben caber maneras de ver y hacer diferentes de las tradicionales.

Banner-Consuelo-Kanaga-180x180px_v1-cat-1inclassificables

Te pueden
interesar
...