BANNERS BONART_1280x150

Noticias

El Museo de Arte de Girona adquiere un fragmento del retablo de Sant Feliu con el apoyo de los Amigos del Museo de Arte

La compra se ha llevado a cabo a través de los Amigos del Museo de Arte, quienes han hecho la donación al museo

El Museo de Arte de Girona adquiere un fragmento del retablo de Sant Feliu con el apoyo de los Amigos del Museo de Arte
bonart gerona - 27/04/24

Esta semana, el Museo de Arte de Girona ha recibido la donación de una pieza que pertenecía al antiguo retablo mayor de Sant Feliu de Girona, en concreto un fragmento del lateral que lo enmarcaba. El Museo de Arte expone y conserva buena parte del conjunto del retablo, mientras que otra parte se encuentra en la basílica de Sant Feliu. Los Amigos del Museo de Arte , que puntualmente apoyan el museo con adquisiciones para su fondo, realizaron la compra y ayer se recibió y se hizo efectiva la donación al museo.

La pieza, un fragmento de cerca de 123 cm de alto y unos 90 de ancho, es obra del escultor de origen burgalés Pere Robredo, instalado en Girona entre los años 1507 y 1512. Robredo realizó la decoración cortada de todo el cuerpo alto del retablo, incluidos los guardapolvo, así como las figuras secundarias que ornamentan los montantes. Su obra es el resultado de un trabajo de taller, caracterizado por la introducción de detalles, adornos y elementos propios del renacimiento plateresco castellano.

El fragmento en cuestión formaba parte de uno de los laterales, llamados guardapolvo o pulseras, que rodean el retablo a modo de marco. Los guardapolvos de los laterales estaban dedicados a la iconografía del árbol de Jesé, la representación de la genealogía de Jesucristo desde Jesé, padre del rey David. Una temática que servía para reforzar el enlace entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. Este fragmento, con un personaje coronado que lleva un mazo en la mano, correspondería a uno de esos reyes de la dinastía, sin poder identificar cuál.

El retablo mayor de la iglesia de Sant Feliu de Girona fue una obra de grandes dimensiones y complejidad ejecutada a lo largo de dieciséis años, de 1504 a 1520. Hoy es uno de los mejores ejemplos conservados de transición del estilo Gótico hacia los nuevos modelos del Renacimiento en Cataluña. En su ejecución, a lo largo de dieciséis años, trabajaron diferentes artífices: Joan Dartrica (1504) realizó la obra de madera y la talla decorativa o tracería; la imaginería se encargó a Juan de Aragón (1505), Pere Coll y Pedro Robredo (1507); y el dorado y pintura fueron realizados por Pere de Fontaines (1515) y Joan de Burgunya (1518), quien finalizó la obra en 1520. El retablo se convirtió en un grandioso conjunto de cerca de 15 metros de altura y 11 metros de ancho, y uno de los más caros del momento, pagado en buena parte, gracias a dejas testamentarias.

Esta nueva pieza viene a completar el conjunto del retablo que en 1936, al inicio de la Guerra Civil Española, se desmontó de Sant Feliu y almacenó en la catedral de Girona. En 1943 se reconstruyó un nuevo retablo para la iglesia de Sant Feliu aprovechando partes del antiguo. Las demás partes se conservan en el Museo de Arte, expuestas en una sala dedicada al retablo

La-Galeria-201602-recursMapes_ametrics_Bonart_180x180 px

Te pueden
interesar
...

banner_aire_bonart_horitzontal