728x90

Opinión

Ha vuelto el circo

L’equilibrista i contorsionista ucraïnesa Viktoriia Dziuba al Festival de Montecarlo (foto Direction de la Communication, Mònaco)
Ha vuelto el circo

Después de dos años de cancelaciones, restricciones y dificultades de todo tipo, el gran circo ha vuelto. Del 2 al 7 de marzo el Festival internacional del circo Elefante de Oro (que no falló en 2022) ha celebrado en Girona su 11a edición. El Festival Gironí se ha consolidado como uno de los más reputados del mundo, este año con setenta artistas procedentes de veinte países que mezclan con elegancia números contemporáneos y otros más clásicos, algunos muy inéditos y excepcionales. Este año el Elefante de Oro es el primer festival internacional que programa artistas chinos después de la pandemia: la compañía acrobática de la ciudad de Dezhou ha presentado malabares en diábolo y saltos a través de círculos.

En otro registro, el pasado 21 de diciembre, la Noche del Circo de los premios Zirkolika 2022 que se celebró en el Mercat de les Flors de Barcelona demostró la enorme vitalidad del circo contemporáneo en Catalunya. Pero el evento internacional más remarcado es la reanudación, después de un doble paro pandémico, del Festival Internacional del Circo de Monte-Carlo, el más prestigioso del mundo. Del 20 al 29 de enero ha celebrado la 45 edición, acompañada de la 10 del Festival New Generation dedicada a las jóvenes estrellas emergentes. Este año se ha notado la presencia de artistas ucranianos y la ausencia de rusos y chinos.

En Monte-Carlo el circo clásico domina sobre lo estrictamente contemporáneo con payasos, equilibristas, números acrobáticos aéreos o en el suelo, saltos de cuerda, un lanzador de cuchillos (el brasileño Alfredo Silva con Aleksane Kiedrowiez; un espectáculo emocionante a la antigua que muchos hoy consideran como fuera de sitio), contorsionistas, funambulistas y malabaristas (Kris Kremo, ahora con su hijo Harrisson). Wesley Williams ha traído el equilibrio sobre un monociclo hasta más de 9 metros de altura. La magia también estaba allí con las grandes ilusiones de Peter Marvey que incluso ha simulado el vuelo. No podían faltar ni los trapecios volantes (con el cuádruple salto mortal de Michael Martini), ni la doble rueda gigante de la muerte.

En Monte-Carlo se ven animales. Los espectaculares grandes loros en libertad de Alessio Fochesato presentados por Elisa Coussandier realizan todo tipo de juegos colectivos hasta volar equilibradamente por encima de los espectadores con total autonomía. Y no pueden faltar los tigres y los caballos. Bruno, el hijo de Flavio Togni ha ganado el Premio del Público con 10 tigres que obedecen a su voz, caminan de pie atrás y saltan de pie sobre otros tigres tumbados en la pista. Los plus jóvenes de la célebre familia alemana Casselli, René junior, Merrylu y Quincy Azzario han ganado el Clown de oro por sus equilibrios sobre caballos. Los caballos en libertad de Alex Giona han obtenido un Clown de plata.

Pero yo he elegido un número individual, de gran plasticidad, el de Viktoriia Dziuba, que ya recibió un Junior de Plata en el 2020, una artista ucraniana de veinte años que asocia con elegancia el equilibrio y la contorsión, ahora premiada con un Clown de plata.

Bonart_banner-180x180_FONS-AVUI-90La-Galeria-201602-recurs

Te pueden
interesar
...

GC_Banner_TotArreu_Bonart_817x88