FCC-Segell-banner4
Helena Almeida y Chema Madoz. "Diseños habitados" en la Fundación Foto Colectania

Exposiciones

Helena Almeida y Chema Madoz. "Diseños habitados" en la Fundación Foto Colectania

bonart barcelona - 24/06/22
180x180 Banner-FERIARTE-Aon-Habita-el-Masclisme-EXPO-FundSERGI-banner-bonart

Con motivo de su 20 aniversario, la Fundación Foto Colectania, gracias a la colaboración principal de la Fundación Banc Sabadell, presenta a partir del 22 de junio, Helena Almeida | Chema Madoz. Diseños habitados, una exposición que rinde homenaje a dos de los primeros autores que formaron parte de su colección. Diseños habitados es una muestra que se sitúa en el punto de confluencia entre las obras de Almeida y de Madoz: dos artistas que, teniendo universos creativos distintos, coinciden en elegir la fotografía como el medio para trasladarnos unas creaciones llenas de imaginación y sutileza.

Helena Almeida experimentaba ya con los límites de la pintura desde sus primeras obras de los años 60, con propuestas como las de escapar del cuadro. Continuó utilizando este medio en varios trabajos hasta mediados de los años 70. Experimentó siempre con su propia imagen, buscando nuevos caminos para explorar la relación entre el cuerpo humano y el espacio que le rodea.

“Yo trato mi cuerpo como si fuera una instalación visual y la fijo a través de la fotografía, para después integrarse. Prefiero hablar más de escultura efímera que de performance, puesto que intento fijar un momento para llamar la atención de lo más sutil, que la imagen quede plasmada, parada. Por eso elijo la fotografía y también el blanco y negro”, decía Helena Almeida.

Por su parte, Chema Madoz a menudo oscila entre conceptos contrapuestos (lo virtual y lo real, la apariencia y la realidad), manifestando a veces una tensión que plasma a través de fotografías de encuadres precisos y simétricos. “Siempre he tenido la sensación de poder manejar el sentido de las imágenes. Es algo con lo que sé jugar bien”, explica Chema Madoz. Tanto Almeida como Madoz tuvieron una formación artística que acabaron por orientar hacia universos donde la imagen es la protagonista, ámbito que dominan con especial destreza y al que se aproximan desde ópticas diferentes.

Mientras que Almeida comenzó exponiendo pinturas y dibujos, hasta decantarse por el uso de la fotografía en sus series en 1974, Madoz se volcó en ese medio desde sus inicios. A pesar de haber estado conectados con los movimientos artísticos de su época, sus trabajos no despertaron especial interés en sus comienzos. Sin embargo, en ambos casos, consiguieron posteriormente un reconocimiento abrumador, tanto del público, la crítica y el coleccionismo, como de sus propios colegas. La diferencia más significativa entre la obra de ambos autores podría situarse en el enfoque: mientras Almeida se interesó en romper los límites formales de la creación, expresándose siempre a través de su propio cuerpo (“mi obra es mi cuerpo, mi cuerpo es mi obra”), Madoz se centra en conceptualizar ideas a través de una práctica híbrida, en la que las herramientas de la poesía visual o la tradición del objeto surrealista se incorporan al registro fotográfico.

Te pueden
interesar
...

970x250_appec2021