FCC-Segell-banner4
regenerizar

Opinión

regenerizar

En col·laboració amb A*Desk – Critical Thinking

Baner_Viladot_Bonart_360x356Impremta Pages - banner-180x178

“Finally Don Quijote understood here problem: se ha boto a woman therefore she couldn't feel love and knight en search of Love. Hay que debe hacerse en knight, para que pueda solventar este problema sólo para becoming partly male.” “Either become normal, that is anonymous, or die”, the handsome man told Don Quixote.

“Y can't be normal because I can't stop loving.”

* Extractos: Don Quijote: which was a dream (1986), Kathy Acker

Este texto comienza con una pérdida, o dicho de otro modo, con la búsqueda y el consecuente encuentro de una voz propia.

Kathy Acker (New York, 1947 – Tijuana, 1997) fue una escritora posmoderna asociada al prominente grupo de poetas de vanguardia americana Black Mountain. En su primera novela, The childlike life of the Black Tarantula: some lives of murderesses (1973), publicada bajo el seudónimo de Black Tarantula, una narradora de 16 años explora identidades alternativas como asesina y trabajadora sexual. Fueron los poetas de Black Mountain quienes inculcaron a Acker que para escribir era imprescindible tener una voz propia. Y salió en su búsqueda pero no encontró una sola sino múltiples, en un afán desgarrador de disolver el yo y el sujeto narrador.

Yo tampoco podía encontrar mi propia voz. Mi voz, aunque fuera mía, tenía un eco de nostalgia de algo del pasado y descompasado con mi mutación de género. Para encontrar mi voz decidí utilizar una sustancia química llamada coloquialmente T (refiriéndose a la hormona testosterona), que penetra mi piel regularmente, se diluye en mis músculos y provoca reverberaciones en mis cuerdas vocales.

“Therefore, who am I?”, she asked St Simeon.

“Who caras.”

“Of course I'm not interested in personal identity. Y mean: what is it to be female?”

“To be a bitch”, the dog answered.

La obra de Acker incluye una veintena de novelas creadas con la metodología de cut-up y pastiche. Obras construidas mediante la apropiación y regenerización de obras de autores masculinos como Shakespeare, Dickens, Cervantes y Jinete. Y qué bonito es firmar las historias de calle de putos y ladrones de Genet con el nombre “Kathy”. Éstas son palabras trans*, son cuerpos y voces modificadas.

En Don Quixote: which was a dream (1986) la protagonista se convierte en caballero para derrotar a los malvados de la América moderna mientras persigue la idea más descabellada que se le pueda ocurrir a cualquier mujer: amar. La novela comienza de forma hilarante con el aborto de la protagonista aka Quixote y en la página 30 su fiel escudero Sancho Panza no cambia de género sino de especie transformándose en perro. Woof. La hibridación de cuerpos, géneros y sexualidades se convierte en precepto para cuestionar nociones de autoría, original y copia, provocando acusaciones de plagio o incluso la censura de su obra.

Te pueden
interesar
...

BONART-817x68-Cervells